>
Compartir
WhatsApp

Fotocasa critica que la nueva regulación del precio del alquiler no tiene en cuenta al mercado

Viviendas mercado Barcelona
NOTICIA de Jessica Pascual
28.02.2024 - 12:59h    Actualizado 28.02.2024 - 12:59h

Una falta de definición de zona tensionada, que solo afecta a un pequeño porcentaje de los alquileres y que no tiene en cuenta el contexto del mercado. Estas son las principales críticas que expone Fotocasa respecto al nuevo Índice de Referencia de Precios del Alquiler. Los expertos de la compañía son tajantes: Este indicador deja de lado los factores demográficos, macroeconómicos y de oferta y demanda, es decir, al mercado.

Este nuevo indicador se ha presentado por parte del Gobierno como una herramienta que permite controlar la subida de precios del alquiler en zonas tensionadas y que sirve a los inquilinos para conocer si el piso que quieren alquilar tiene el precio regulado. Pero más allá del uso de este indicador, algunos organismos, como Fotocasa, exponen cuáles son los principales inconvenientes que se asocian a esta nueva regulación.

Críticas a la nueva regulación de precios del alquiler

Este nuevo indicador se presenta como una herramienta que pretende limitar el crecimiento de los precios del arrendamiento y favorecer así el acceso al alquiler. Pero desde Fotocasa consideran que este nuevo índice puede provocar el efecto contrario al deseado en el mercado. Porque puede percibirse por parte de los propietarios como una acción intervencionista y desincentivadora.

¿Los motivos? Desde una mala definición de zona tensionada, el uso de datos tributarios de ejercicios anteriores para hacer los cálculos y que deja de lado el contexto de mercado, principalmente.

Mala definición de zona tensionada

Fotocasa incide en que es un indicador que parte de una definición de zona de mercado tensionado que “no es rigurosa debido a la escasez de datos oficiales que existen para realizar la fórmula“, detallan.

Explican que la inclusión de los gastos y suministros en el método es relativo e impreciso porque depende del consumo particular que haga cada inquilino. Y lo mismo ocurre al incluir en el cálculo la relación del esfuerzo salarial de los ciudadanos de una zona.

Datos económicos de ejercicios anteriores

Por no hablar, destacan, del distanciamiento con el que este índice nace al usar los datos tributarios del ejercicio anterior, no va a permitir que se ajuste a la fotografía real del mercado en cada momento.

Como consecuencia, consideran que va a imposibilitar conocer el estado auténtico del precio, más en un contexto macroeconómico y social de grandes cambios que impactan en un volátil mercado de rentas.

El índice no tiene en cuenta al mercado

El índice tiene criterios objetivos y está realizado con un carácter administrativo, sin tener en cuenta lo que más influye en el precio de los inmuebles: el mercado. Porque la vivienda, explican, depende de varios factores, como los demográficos, los temporales, los ciclos económicos y las ayudas o beneficios fiscales. Y, por supuesto, añaden, de las leyes de la oferta y la demanda.

Por ello, el precio establecido por los propietarios de las viviendas en los anuncios de alquiler dista tanto del fijado en el índice de referencia.

De hecho, remarcan que podría llevar a la confusión al indicar un precio máximo del alquiler y crear unas expectativas de precio fuera de la realidad del mercado.

Consideran que la medida será poco efectiva, porque está dirigido solo a nuevos contratos y grandes tenedores en zonas tensionadas, lo que supone un porcentaje reducido del mercado.

Consecuencias a largo plazo

Los expertos de Fotocasa concluyen que aunque para una parte de los inquilinos supondrá un respiro, a largo plazo, los efectos no serán los mismos. Insisten en que los inquilinos o colectivos vulnerables que se introducen en el mercado por primera vez “se encontrarán con un alquiler cada vez más limitado, compacto y de leve rotación“.



WhatsApp Casacochecurro