Cómo saber si estoy obligado a hacer la declaración de la Renta

Cómo saber si estoy obligado a hacer la declaración de la Renta
NOTICIA de Jessica Pascual
01.03.2022 - 17:57h    Actualizado 29.07.2022 - 09:44h

Llegan los meses de la campaña de la Renta y una gran pregunta siembra la duda en muchos contribuyentes. ¿Estoy obligado a hacer la declaración? ¿Si cobré el paro tengo que hacer la declaración de la Renta? ¿Tengo que declarar las ventas de objetos de segunda mano? La Agencia Tributaria exige a los ciudadanos que presenten este documento siempre y cuando superen un límite de ingresos brutos anuales. Aunque también a aquellos que se han encontrado en circunstancias especiales durante el año correspondiente para el que se presenta la declaración. Algunas de estas situaciones son, por ejemplo, haber estado en ERTE, recibir el Ingreso Mínimo Vital o cobrar el paro.


Mejores ofertas Cyber Monday durante el lunes 28 en Amazon

Ofertas de hoy

REGALOS

TECNOLOGÍA


En cualquier caso, tras hacer la primera declaración de la Renta, el contribuyente queda obligado a presentarla en las siguientes campañas. En esta guía te explicamos en qué casos los contribuyentes no están obligados a presentar la Renta y en los que sí.

Quién no está obligado a hacer la declaración

Para averiguar si una persona tiene la obligación de presentar la declaración de la renta o no, hay que tener en cuenta varios factores:

  • Número de pagadores que ha tenido en el año anterior (empresas para las que ha trabajado)
  • Total de ingresos que ha recibido durante todo el año.
  • Circunstancias especiales que le hayan reportado ingresos (estar en el paro o en ERTE)

A continuación detallamos, según el nivel de ingresos, qué personas pueden librarse de hacer la declaración y quiénes están obligados. Toda la información y los límites detallados en esta guía se aplican igual para tributaciones individuales así como para las conjuntas.

Límites de ingresos por rendimientos del trabajo

Los límites de ingresos por rendimientos de trabajo hacen referencia al dinero obtenido como salario por las diferentes empresas o prestaciones públicas como pensiones y el paro.

Personas que ingresen hasta 22.000 euros brutos anuales

Esta es la norma general. Todos los contribuyentes que ganen un salario bruto anual de hasta 22.000 euros de un solo pagador no tienen que hacer la declaración de la Renta.

El término un solo pagador hace referencia a que el contribuyente solo reciba ingresos de una empresa a lo largo de un año y no haya percibido dinero de otras entidades, ya sea una empresa o un organismo como el SEPE.

Es decir, que este límite se aplica para personas que hayan tenido solamente un trabajo en un año y no haya recibido ingresos de ninguna otra fuente. No importa si el trabajo ha tenido una duración de dos meses o de 12.

Aunque hay una excepción a esta regla. También pueden acogerse a este límite de los 22.000 euros brutos anuales algunos de los contribuyentes que hayan tenido más de un pagador. En concreto, están exentos de hacer la declaración si se da la siguiente situación:

  • Si los ingresos totales que ha recibido del segundo y los restantes pagadores no es superior a 1.500 euros.

Por otra parte, los pensionistas que reciban prestaciones pasivas por rendimientos del trabajo procedentes de dos o más pagadores también pueden ajustarse a este límite de los 22.000 euros al año. Siempre y cuando las retenciones hayan sido determinadas por la Agencia Tributaria.

Estos son los supuestos en los que los contribuyentes pueden ganar hasta 22.000 euros al año y no tener que hacer la declaración.

Hasta 22.000 euros

brutos anuales

Personas que han tenido un único pagador
Personas con dos o más pagadores.
(Siempre que los ingresos del 2° y restantes sean inferiores a 1.500 euros).
Pensionistas con prestaciones pasivas de 2 o más pagadores.
(Previa aplicación de retenciones determinadas por Hacienda).

Contribuyentes con ingresos de hasta 14.000 euros anuales

El límite de ingresos se reduce hasta los 14.000 euros para aquellos contribuyentes que hayan tenido más de un pagador, siempre y cuando la cantidad de ingresos obtenida del segundo y restantes pagadores sea superior a 1.500 euros.

También tienen que ajustarse a este límite de los 14.000 euros anuales las personas que reciben pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas. Con la excepción de que estas últimas procedan por una decisión judicial. No hay que confundir esta pensión compensatoria con la manutención por hijo.

El límite de los 14.000 euros brutos al año también afecta a los empleados cuyos rendimientos íntegros del trabajo estén sujetos a un tipo fijo de retención.

Por último, cuando el pagador de los rendimientos del trabajo no esté obligado a hacer retención, como puede suceder con las pensiones que reciben algunos ciudadanos del extranjero.

Hasta 14.000 euros
brutos anuales
Personas con dos o más pagadores.
(Siempre que los ingresos del 2° y restantes sean superiores a 1.500 euros)
Beneficiarios de pensiones compensatorias o anualidades por alimentos no exentas.
Personas con rendimientos íntegros del trabajo que estén sujetos a un tipo fijo de retención.
Pagador no tiene obligación de hacer retención.

¿Y si he estado en ERTE?

Los empleados que hayan estado en ERTE en algún momento del año 2021, tienen que revisar muy bien los ingresos que han percibido. Haber estado en un ERTE cambia el número de pagadores de un trabajador, por un lado, la empresa y por otro el Estado. Y esto modifica y rebaja el límite de ingresos que establece la obligación de presentar la declaración de la Renta. Por norma general, todo trabajador con un pagador que no supere los 22.000 euros anuales no tiene la obligación de presentar la Renta. Sin embargo, cuando el número de pagadores asciende a dos este límite se rebaja a 14.000 euros anuales, siempre y cuando los ingresos obtenidos del 2° y restantes pagadores sea superior a 1.500 euros.

Por tanto, en estos casos, el límite económico de ingresos al que pueden llegar para no tener que hacer la declaración depende del dinero recibido durante el ERTE. Lo vemos con un ejemplo.

Una persona ha trabajado 6 meses y ha estado en ERTE otros 2. El resto del año no ha trabajado ni ha conseguido ingresos de ninguna otra fuente. En los meses que ha recibido el ERTE, ha ingresado 600 euros por cada mes. Esto suma un total de 1.200 euros.

En este caso, como el dinero que ha recibido del segundo pagador es menor a 1.500 euros, este empleado debe regirse por el límite de los 22.000 euros brutos anuales.

Con este mismo ejemplo, si el empleado que ha estado dos meses en ERTE ha recibido 800 euros por cada mes, los límites cambian. Esto hace un total de 1.600 euros recibidos del segundo pagador y, por tanto, el límite cambia. En este caso, el máximo de ingresos que puede recibir este trabajador para estar exento de la Renta es de 14.000 euros al año.

Estos cálculos hacen referencia al límite al que debe ajustarse, ¿pero, está obligado a hacer la declaración cualquier empleado que haya estado en ERTE? No, no tiene por qué. Si el empleado no supera el límite de los 22.000 euros o de los 14.000 (dependiendo de su situación) en total al año, no tiene obligación de presentar la declaración de la renta.

Beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital

Esta es otra de las circunstancias especiales que obliga a los contribuyentes a presentar la declaración. De esta manera, todas las personas que han recibido el Ingreso Mínimo Vital deben presentar la declaración, aunque esta no tenga que tributar.

Además, todos los miembros de la unidad de convivencia del beneficiario también tienen que presentarla por haber recibido la ayuda.

Rendimientos del capital inmobiliario

Los ingresos recibidos por capital inmobiliario así como los obtenidos por ganancias patrimoniales sometidos a retención o a ingreso en cuenta, se regulan de otra manera.

Estos conceptos incluyen a personas que hayan obtenido rendimientos por dividendos de acciones o intereses en cuenta. También por transmisiones de bienes, de acciones, de premios de concursos o de fondos de inversión. En estos casos, no tienen que hacer la declaración siempre y cuando los ingresos totales no superen los 1.600 euros.

Rentas inmobiliarias

Las personas que tengan en propiedad otras viviendas distintas de la habitual sin arrendar, no tienen que declarar si el beneficio obtenido es de menos de 1.000 euros.

También las que obtengan rendimientos de las Letras del Tesoro, subvenciones para adquirir viviendas de protección oficial o precio tasado. Y, en definitiva, todas las ganancias que se deriven de ayudas públicas.

Otros casos en los que no hay que presentarla

Por otra parte, tampoco tienen que declarar las personas que obtengan rendimientos del trabajo, capital, de actividades económicas o ganancias patrimoniales cuando la suma total sea inferior a 1.000 euros. Aunque estén sometidas a retención o no.

Las personas que hayan tenido pérdidas patrimoniales inferiores a 500 euros tampoco.

Contribuyentes que sí deben presentar la declaración

Independientemente de todos los límites detallados, hay contribuyentes que si se encuentran en alguna de estas situaciones están obligados a presentar la declaración:

  • Si quieren solicitar la deducción por inversión en la vivienda habitual
  • Aportaciones a patrimonios protegidos de personas con discapacidad
  • Deducción por doble imposición internacional
  • Reducciones en la base imponible por aportaciones a sistemas de previsión social.

Si quieres leer más noticias como Cómo saber si estoy obligado a hacer la declaración de la Renta, te recomendamos que entres en la categoría de Trámites.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >