Cómo afecta el cambio de hora a los perros y cómo cuidarles en otoño

A los perros también les afecta el cambio de hora.
NOTICIA de Javi Navarro
28.10.2022 - 12:07h    Actualizado 28.10.2022 - 12:07h

La llegada del otoño implica variaciones en el ánimo de nuestras mascotas, además de implicar una serie de riesgos para los animales propios de la estación previa al invierno. A continuación te damos 6 consejos que recomienda la Real Sociedad Canina de España (RSCE) para esta época del año, como llevar prendas reflectantes en horas de oscuridad o un mayor cepillado ante la muda de pelo.


NOTICIAS DESTACADAS

Puente diciembre con niños

Comer en Toledo

Corte de luz por impago

Rotura vórtice polar

Calculadora kW a CV



A pesar del caluroso mes de octubre que estamos llevando, el cambio de hora durante la noche del sábado al domingo, marca la llegada definitiva del otoño. Y, aun así, es un buen mes para ser perro por la bajada progresiva de las temperaturas, que permite abandonar el calor asfixiante de meses previos, y pasear de forma agradable a temperaturas medias gracias a la mayor humedad, que también provoca que el suelo sea más mullido para correr.

Sin embargo, como ocurre siempre con los cambios de estaciones, el paso del verano al otoño contiene una serie de riesgos para el perro de los que todo dueño que se precie debe ser consciente. De entrada, los días serán más cortos y la vida progresivamente más oscura. No obstante, tomando ciertas precauciones y adoptando una serie de recomendaciones básicas, compartir este periodo del año con el mejor amigo del ser humano puede ser no solo más fácil, sino una experiencia única.

Cambios de ánimo

Salvo que los síntomas vayan a más, un perro más cansado de lo habitual o con más tristeza de la que suele exhibir no debería preocuparnos en exceso. El Síndrome Afectivo Estacional es algo común que afecta tanto a los animales como a las personas. La llegada de temperaturas más frescas y la duración más corta de los días, especialmente, tras el cambio de hora a finales de octubre, son fenómenos con un componente emocional.

Más oscuridad, más riesgo

Precisamente con el cambio de hora, la noche da un salto cualitativo, haciéndose cada vez más presente. Una buena ocasión para tratar de que tu perro se vuelva más visible a través de prensas o collares reflectantes para evitar atropellos. Llevar un microchip es imprescindible —además de obligatorio— por si el animal llega a extraviarse en la noche.

Bellotas… ¡cuidado!

La caída de las hojas y la presencia de barro pueden dar lugar a caminatas muy agradables. Pero el otoño conlleva otros fenómenos en el medioambiente a tener muy en cuenta. Por ejemplo, la ingesta de bellotas, fenómeno típico en esta estación, debe evitarse a toda costa, ya que este fruto contiene taninos: son unas sustancias muy amargas que, precisamente, las plantas utilizan para que no las coman animales (con la excepción de los cerdos, y no cualquier tipo de bellota). Los taninos son tóxicos y apenas un puñado de bellotas pueden envenenar a un animal.

Atención a las castañas

También proliferan en el periodo otoñal. No contienen elementos tóxicos y los perros las pueden comer; incluso son buenas en pequeñas dosis, ya que favorecen el tránsito intestinal y previenen contra la diabetes. Pero si no las pelamos antes y nuestro animal de compañía se lía a comer, puede provocarle vómitos, diarrea, malestar estomacal u otras situaciones incómodas.

Setas venenosas y hongos

En octubre y noviembre, los bosques y pinares de España se llenan de setas. Y de quienes las buscan para recolectarlas y comérselas. El micoturismo es una tradición en muchas regiones, pero los riesgos de ingerir una seta venenosa son sobradamente conocidos. Sus consecuencias pueden ir desde malestar estomacal a directamente ser alimentos mortales. Si su perro come una seta u hongo, trate de llevar al animal al veterinario inmediatamente junto a una foto del alimento o directamente con un ejemplar de la seta ingerida.

Cepillado y baños

La muda de pelo en los perros ocurre siempre en otoño: para estar más frescos en verano pierden pelo, que se vuelve a caer al llegar el otoño, época en que renuevan su manto. El tipo de pelo varía según la raza o el tamaño. Para contribuir al confort del perro, un cepillado regular, baños y la desparasitación del animal son muy aconsejables.

Si quieres leer más noticias como Cómo afecta el cambio de hora a los perros y cómo cuidarles en otoño, te recomendamos que entres en la categoría de Bienestar.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >