Cómo pedir una hipoteca sin ahorros

Cómo pedir una hipoteca sin ahorros
NOTICIA de Javi Navarro
30.09.2021 - 08:12h    Actualizado 19.09.2022 - 09:30h

¿Pedir una hipoteca para comprar un piso o continuar de alquiler? Muchas personas se hacen esta pregunta cada día y la respuesta no es fácil. Por ello, para decidir si pedir una hipoteca o no, lo mejor es analizar muy distintos factores. Te los contamos para que sepas por dónde empezar y conocer los pasos para pedir una hipoteca sin ahorros.

Si estás pensando en comprar una casa, pero no tienes un colchón económico que te lo permita, aquí puedes consultar las vías para comprar una casa sin ahorros. Si lo que quieres saber es si se puede pedir un préstamo para pagar la entrada de la hipoteca, te damos todos los detalles en la información que te hemos dejado enlazada.

Y si eres un empleado del sector público, te recomendamos que consultes esta otra información sobre las hipotecas para funcionarios con mejores condiciones.

¿Puedo pedir una hipoteca sin ahorros?

No es lo habitual, pero sí es posible. A pesar de que hace unos años el acceso a una casa y a la financiación correspondiente era relativamente fácil, la tendencia económica actual ha provocado que los bancos no estén dispuestos a dar más del 80 % del valor de una vivienda en la hipoteca. Esto supone que, para comprar una casa, hay que tener, al menos, entre el 20 y el 30 % en metálico para dar de entrada. Hablamos de muchos miles de euros.

Sin embargo, es posible intentar negociar con la entidad bancaria para conseguir un préstamo algo mayor, de hasta el 90 % o incluso conseguir una hipotecas del 100 %. Hay que tener en cuenta que en estos casos el 10 % relativo a los gastos de compraventa de la casa no estarían cubiertos por el banco, por lo que esta es la cantidad mínima que sí tendría que tener ahorrada.

Algunos de los puntos que pueden facilitar que el banco te conceda un préstamo de hasta el 100 % son:

  • Tener estabilidad laboral, ya sea por trabajar en un sector con buena tendencia en el futuro o por ser funcionario, que tienen el puesto asegurado y no hay riesgos en ese sentido.
  • Poseer un buen perfil financiero. Es clave para que la entidad decida dar el visto bueno y darte esa cantidad extra de dinero.
  • Tener un sueldo alto, lo suficiente para que la entidad considere que vas a poder pagar la cuota de la hipoteca.

Por otra parte, en caso de no contar con este perfil financiero, puedes intentar negociar con el banco este 100 % al presentarle otro tipo de garantías. Una de ellas es presentar un aval o la doble garantía hipotecaria.

Una última opción para conseguir un préstamo más alto o con mejores condiciones es comprar un piso de banco. Al contratar la hipoteca con la misma entidad, probablemente las condiciones sean mejores.

Pedir un préstamo hipotecario

Si estás pensando en pedir una hipoteca para comprar un piso o para cualquier otra inversión, antes has de saber qué opciones tienes. En este sentido, existen tres tipos de préstamos hipotecarios:

A tipo fijo. En este tipo de préstamos la cuota mensual y el tipo de interés no variarán en ningún momento. Pagarás lo mismo cada mes, independientemente de si los intereses suban o bajen en el mercado.

A tipo variable. En estos casos, el tipo de interés estará vinculado a un índice de referencia. Así pues, la mensualidad variará en función de estos cambios. El más frecuente es el euríbor.

A tipo mixto. Los préstamos hipotecarios de esta naturaleza aplican un tipo fijo durante los primeros años y después pasan a aplicar un interés variable con referencia al euríbor.

Una vez tengas claras las diferencias entre los distintos tipos de préstamos hipotecarios, nuestra recomendación es seguir informándote sobre otros conceptos, como el TIN, el TAE y el euríbor. Así podrás decidir, con conocimiento de causa, qué opción te interesa más. Para ayudarte a tomar una decisión, puedes comparar todas las condiciones personalizadas que te ofrecen cada una de las entidades bancarias con la FEIN de la hipoteca.

Firmar condiciones de la hipoteca

Requisitos

Los que marcan las condiciones para conceder una hipoteca son los bancos. En todo caso, estos requisitos para solicitar una hipoteca suelen ser siempre los mismos y se podrían resumir en los siguientes:

Estabilidad económica. Tener unos ingresos fijos es fundamental. La principal respuesta a qué necesito para pedir una hipoteca es tener dinero a través de ingresos regulares porque el préstamo hipotecario se extenderá durante muchos años. Por eso, para comprobarlo, lo más probable es que el banco te pida nóminas y tu vida laboral. Así se asegurarán de cuál es exactamente tu flujo de ingresos y comprobarán si pueden confiar en que no te conviertas en deudor.

Posibilidad de aportar una entrada. El otro elemento clave para que te concedan una hipoteca es que puedas entregar, al menos, un 20 % del precio de tasación de la vivienda, en caso de querer invertir en un bien inmueble.

No estar en una lista de morosos. Por supuesto, a la hora de cotejar tus datos, los bancos comprobarán que no formas parte de ninguna lista de morosos. En caso de que así fuera, muy probablemente rechazarán tu solicitud de hipoteca.

Tener una edad que te permita amortizar el préstamo antes de los 75 años de media. Aquí puedes consultar con detalle las edades máximas a las que los bancos conceden las hipotecas.

A estos requisitos básicos pueden sumarse otros de distinta naturaleza, en función de la entidad bancaria en la que solicites el crédito. Por ello, resulta interesante consultar con tu banco sus condiciones específicas.

¿Cuánto dinero pedir?

La cifra a solicitar para una hipoteca es uno de los puntos que más dudas genera, puesto que será un pago que tendrás que hacer mensualmente durante mucho tiempo. Por ello, la regla fundamental que dan los expertos es que el préstamo no supere nunca el 35 % del salario neto. De esta manera tendrás margen para hacer frente a otros gastos, así como a imprevistos que puedan surgir en el día a día.

Por otra parte, hay especialistas que aconsejan que el valor del piso no multiplique por más de tres o cuatro veces el salario anual del solicitante. Por ejemplo, si quieres comprarte un piso con tu pareja y entre los dos cobráis 50.000 € anuales, lo ideal sería no adquirir una vivienda de más de 200.000 €.

Por otra parte, hay que tener en cuenta el importe mínimo de hipoteca que conceden los bancos. En la información enlazada puedes consultar todos los detalles al respecto.

Consejos

Llegados hasta aquí podemos asegurar que son muchos los conceptos a tener en cuenta a la hora de decidir si pedir una hipoteca o no. Por ello, a continuación, te ofrecemos algunos consejos para ayudarte a tomar tu decisión.

  1. Prepara toda la documentación para pedir la hipoteca. Debes saber que en cuanto te sientes con el agente bancario te pedirá todo tipo de información sobre tu solvencia económica. Por ello, nuestra recomendación es tener preparados todos estos datos y, sobre todo, preparar la justificación a los periodos en los que no has trabajado, o a aquellos en los que has cambiado de empresa. Piensa que cuanto más completa sea la información, más posibilidades tendrás de que el banco no te considere un perfil de riesgo.
  2. Fíjate en la letra pequeña. Como en todo, la publicidad está muy presente en los préstamos hipotecarios. Por ello, no debes guiarte por los slogans que te ofrezcan en uno u otro banco, sino que será fundamental que te fijes en la letra pequeña para saber a qué estás haciendo frente en realidad.
  3. Negocia las condiciones hipotecarias. Debes saber que la negociación es fundamental a la hora de realizar estos trámites. Por ejemplo, puedes exigir conceptos como la dación de pago, que consiste en la posibilidad de entregar el inmueble al banco para poner fin a una posible deuda.
  4. Compara opciones. En último lugar, pero no por ello menos importante, te recomendamos que compares distintas opciones antes de cerrar tu hipoteca. Piensa que cada banco te dará distintas opciones y tú tendrás que decidir cuál es la que mejor se adapta a ti. Para ello, ten claro qué necesitas e infórmate bien de las posibilidades a tu alcance.

Como conclusión, cabe destacar que la clave está en escoger de manera coherente con tu situación económica. Esto te permitirá sobrellevar el préstamo de manera cómoda y holgada durante los años que dure.

Y si ya tienes concedido un préstamo hipotecario y te interesa conocer cómo reclamar los gastos, esta otra información te explicamos todo lo que necesitas saber para reclamar los gastos de la hipoteca.

Si quieres leer más noticias como Cómo pedir una hipoteca sin ahorros, te recomendamos que entres en la categoría de Hipotecas.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >