¿Qué ventajas y desventajas tiene poner un piso en alquiler?

¿Qué ventajas y desventajas tiene poner un piso en alquiler?
NOTICIA de Jessica Pascual
15.08.2022 - 08:39h    Actualizado 15.08.2022 - 08:39h

¿Estás pensando en alquilar una vivienda? ¿Tienes un piso vacío que no quieres vender, pero quieres sacarle un rendimiento económico? Poner una casa vacía en alquiler permite al propietario obtener una fuente de ingresos regulares y sacar partido a este inmueble. Aunque más allá de la parte buena, esta práctica también tiene sus riesgos e inconvenientes, como impagos, destrozo de mobiliario o problemas de convivencia. Si tienes dudas sobre si poner tu casa en alquiler, en esta guía puedes consultar las principales ventajas e inconvenientes que tiene poner un piso en alquiler.

Ventajas de alquilar una vivienda

Entre las principales ventajas de poner un piso en alquiler destacan las siguientes.

Fuente de ingresos estable

El primero y más evidente es que el alquiler permite al propietario obtener unos ingresos estables de manera continuada. Un beneficio económico que puede servir de ayuda para pagar la hipoteca de una nueva vivienda, para cubrir los gastos que ocasiona ese inmueble o para destinarlo a viajes, ahorros o a cualquier objetivo que el propietario tenga en mente.

Evitas dejar el piso vacío

Los pisos vacíos y las segundas residencias son los que más se ocupan en España. Motivo por el que es preferible encontrar unos inquilinos que vivan en el domicilio y eviten así posibles ocupaciones.

Mantener la propiedad del inmueble

Alquilar un piso permite obtener cierta rentabilidad económica sobre el inmueble sin perder la propiedad. Un activo que, de cara a solicitar un préstamo en una entidad bancaria, permite conseguir mejores condiciones de financiación y eliminar barreras de entrada.

Además, si con el paso del tiempo la situación cambia y quieres volver a usar la vivienda como residencia, puedes hacerlo. Siempre respetando las cláusulas específicas del contrato sobre ello.

Simplicidad en la gestión

Las gestiones que hay que hacer para poner un piso en alquiler son bastante sencillas. Aunque hay quien prefiere recurrir a una inmobiliaria para delegar todos los trámites en la compañía y quien prefiere hacer todo el procedimiento de manera autónoma. De hecho, alquilar una casa entre particulares es una tendencia que permite ahorrar costes a cambio de participar de manera activa en la gestión.

Desventajas de alquilar un piso

Más allá de todas las ventajas y beneficios que supone alquilar una vivienda, hay que tener en cuenta estos otros aspectos no tan positivos. De hecho, esta es la letra pequeña a tener en cuenta para evitar futuros problemas con los inquilinos y para que, lo que a priori, tiene que ser algo ventajoso, no acabe convirtiéndose en un quebradero de cabeza.

Impago del alquiler

Es uno de los riesgos que asumen todos los propietarios. ¿Qué hacer si un inquilino deja de pagar la mensualidad de la renta? En estos casos, para evitar que la situación se alargue durante meses, lo mejor es estar preparado. Para ello, existen seguros de impago de alquiler de una vivienda.

Una medida de protección que ofrece defensa jurídica durante todo el procedimiento relacionado con el impago de la renta, así como con los actos vandálicos que los inquilinos puedan ocasionar en la casa. Seguros que cubren, en ocasiones, hasta un máximo de 12 meses de impago por parte de los inquilinos. Con este tipo de seguros tanto la propiedad del inmueble como el pago de las mensualidades están protegidos y, además, el propietario puede disponer de asesoramiento en todo lo relacionado con esta materia.

Actividades molestas o problemas y convivencia

Encontrar a los inquilinos perfectos puede resultar una tarea muy complicada. Que sean respetuosos con los vecinos y con el inmueble y que respeten todas las cláusulas del contrato es fundamental para tener una buena relación.

Para hacer una buena elección y no arrepentirte, aquí puedes consultar algunas pautas que debes tener en cuenta de un inquilino antes de alquilarle la casa.

Daños en la casa

En relación con el apartado anterior, hay inquilinos que no son respetuosos con el inmueble y pueden ocasionar daños y destrozos que reporten pérdidas al propietario. Puertas rotas, armarios dañados, suciedad o dejar la vivienda deteriorada pueden ser algunos de los actos vandálicos que pueden cometer algunos inquilinos.

Incumplir el contrato

En el contrato de alquiler deben figurar todas las cláusulas y normas que ambas partes deben cumplir. Aunque a pesar de lo firmado, esta es otra de las desventajas que acarrea alquilar un piso. Meter mascotas en la vivienda, hacer fiestas, fumar o hacer obras son algunas de las prácticas que los inquilinos pueden saltarse y que provoquen al propietario dolores de cabeza.

Si quieres leer más noticias como ¿Qué ventajas y desventajas tiene poner un piso en alquiler?, te recomendamos que entres en la categoría de Alquileres.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >