Bolsas de vivienda en alquiler de la A a la Z


Ya seas estudiante, busques vivienda protegida, en arrendamiento, te interese la mediación de programas o bolsas de alquiler o, simplemente, desees buscar vivienda en el mercado libre, hay infinidad de fuentes de información para encontrar vivienda en alquiler. Los medios empleados para localizar la residencia más adecuada con tus intereses son muchos y variados: periódicos, prensa especializada, Internet, tablones de anuncios universitarios, «callejeo» en busca de carteles por la zona de interés, el boca a boca, servicios inmobiliarios (generalmente estos servicios los paga el arrendador, pero si lo haces tú, ten en cuenta que los listados que te proporcionan en ocasiones no están actualizados), etc.


Es recomendable compaginar varias fuentes y aprovecharte de las nuevas tecnologías. En este sentido cada vez existen más buscadores especializados en el alquiler de vivienda a través de Internet en los que se te ofrecen de forma inmediata fotografías del inmueble, visitas virtuales, acceso al buscador las 24 horas al día, te evita desplazamientos innecesarios, etc.

Ten muy presente que si dedicas tiempo suficiente para contrastar la distinta oferta existente, puedes ahorrarte importantes cantidades de dinero y obtener una vivienda más adecuada y con mejor equipamiento, si bien se puede correr el riesgo de perder ofertas interesantes si al final te demoras demasiado.

Qué son las bolsas de vivienda en alquiler

Las Bolsas de Vivienda en Alquiler son programas desarrollados por las distintas Administraciones Públicas (Estatal, Autonómicas o Municipales) que con el fin de facilitar el alquiler sirven como intermediarios entre los inquilinos y los propietarios, a la vez que ofrecen servicios, precios u otras ventajas generalmente más favorables que las existentes en el mercado libre.

Son programas gratuitos que te ofrecen asesoramiento y servicios que otorgan seguridad y garantía a un precio, por lo general, rebajado y con una calidad asequible. Sin embargo, la oferta disponible se reduce a aquellos propietarios interesados en estos programas que acceden a las exigencias del mismo, eliminándose viviendas que pueden ser tan idóneas o más que las incluidas en las Bolsas.

En cualquier caso inscribirse dentro de estos programas no es incompatible con el uso de otros medios para llegar a tu vivienda idónea, y sí pueden ofrecerte muchas garantías y servicios adicionales enfocados especialmente a jóvenes, a cuyo colectivo generalmente van dirigidos.

Vivienda protegida en alquiler

En muchas ocasiones va a ser la opción más económica para tu bolsillo, sin embargo tiene serios inconvenientes. En primer lugar que el acceso a la vivienda generalmente no es inmediato, pues tendrás que entrar en procesos de adjudicación que pueden prolongarse en el tiempo y que, además, pueden no darte plena certeza de su acceso, ya sean estos procedimientos por sorteo, baremación u otros sistemas.

Por otro lado, muchas veces las promociones de este tipo de viviendas son difíciles de localizar. Por norma, a estas promociones se accede suscribiéndote a un Registro único a través del cual te inscribes a todas las promociones de vivienda protegida supervisadas por una determinada Administración, o bien registrándote de forma independiente a cada una de las promociones de vivienda protegida que te interesen. En el primer caso tendrás que apuntarte en el Registro de Solicitantes de Vivienda de la Administración en cuestión, y en el segundo tendrás que dirigirte a cada uno de los promotores de las viviendas que te interesen, lo cual te lleva a un proceso de búsqueda e inscripción mucho más laborioso y complejo.

Los Registros únicos no tienen mucho margen para que puedas elegir la vivienda más apropiada para ti, sobre todo si estos registros son de carácter autonómico. Así pues, en la mayoría de los casos no podrás concretar la zona o el barrio en el que desearías vivir, ni mucho menos el tipo o las características de la vivienda dentro de la promoción, es decir, tienes poco poder de decisión para elegir, por ejemplo, la planta en la que se ubica tu vivienda (esto generalmente viene determinado por el orden asignado en el sorteo o de baremación). Este poder de decisión tampoco suele ser mucho más amplio cuando te inscribes en promociones individualmente, aunque en ambos casos sí existe este margen para situaciones especiales como familias numerosas o personas con discapacidad.

Para localizar la existencia de estos Registro únicos de rango autonómico, así como las promociones de vivienda protegida existentes en tu Comunidad, consulta los Registros municipales. Éstos los localizarás muy fácilmente a través de tu Ayuntamiento.

¿En qué comunidad resides? Consulta la Bolsa de Vivivenda de tu Comunidad:

Andalucía

Aragón

Asturias

Islas Baleares

Islas Canarias

Cantabria

Castilla – La Mancha

Castilla y León

Cataluña

Ceuta

Extremadura

Galicia

La Rioja

Madrid

Melilla

Murcia

Navarra

País Vasco

Valencia

Vivienda libre

En la vivienda libre tendrás la mayor oferta de alquiler disponible en el mercado. Por ello es aquí donde se hace imprescindible que dediques mucho tiempo para hacer una buena selección, pues las diferencias, positivas y negativas, que encontrarás entre las distintas viviendas disponibles, serán mucho más notables que, por ejemplo, las que puedes encontrar en la oferta de vivienda protegida o en las bolsas de vivienda.

El problema que esto conlleva es la diversidad de servicios, fuentes y medios que dan cobertura a esta oferta de vivienda. No existe un único lugar en el que puedas consultar toda la oferta existente, por lo que no te quedará otro remedio que consultar varias fuentes.

Actualmente Internet es el medio preferido para realizar una preselección de viviendas para posteriormente visitar, dado que la mayoría de los buscadores que aquí encontramos ofrecen, junto a la descripción de la vivienda, fotografías del inmueble que nos sirven como una primera toma contacto. Algunos de estos buscadores que puedes utilizar son los siguientes:

-atrapahogar
-atrea
-buscafincas
-buscocasa
-enalquiler
-eurekka
-expocasa
-fincas
-fotocasa
-globaliza
-habitamos
-habitat24
-idealista
-ivive
-pisos.com
-segundamano
-suvivienda
-tuviviendajoven
-urbaniza
-yaencontre

Vivienda en alquiler con opción a compra

La alternativa del alquiler con opción a compra puede darse tanto en la vivienda libre como en la protegida. En cualquiera de los casos sus características pueden ser muy variadas dependiendo del tipo de contrato que se firme en el caso de la vivienda libre, y de la propia normativa que la regule en el caso de vivienda protegida.

Las principales variables que afectan a este tipo de contrato son, por un lado, el plazo a partir del cual se ejerce lo opción a compra y, por otro, la parte de la renta del alquiler que se destina a la compra. Sobre todo dentro del mercado libre es recomendable dejar estos aspectos claros, así como prestar atención a las posibles cláusulas y condiciones adicionales que pudieran existir.

Bien realizada, se trata de una forma asequible de poder acceder a una vivienda en propiedad cuando no se tiene dinero para pagar la entrada, a la vez que disfrutas de ella mientras ahorras para comprarla.

A la vivienda protegida en alquiler con opción o derecho a compra podrás acceder según los procedimientos que hemos especificado anteriormente en el apartado de vivienda protegida. Por otro lado, en materia de vivienda libre hemos destacado los siguientes buscadores de Internet:

-alquilacompra
-alquileropcióndecompra
-buscocasa
-enalquiler
-fotocasa
-opciónacompra
-spainhouse
-yaencontre

Viviendas compartidas, alquiler de habitaciones y subarrendamiento

Debido a la actual situación del mercado de la vivienda, compartir los gastos asociados al alquiler de ésta es una fórmula a la que recurren muchos estudiantes y jóvenes. Para ello existen diversas modalidades. Las más comunes consisten en que varias personas alquilen conjuntamente una vivienda bajo un contrato de arrendamiento que identifique a uno, varios o todos los residentes de la vivienda. Otra forma muy corriente es la del propietario o inquilino de una vivienda que alquila parte de ésta (generalmente una habitación y el derecho de uso a las zonas comunes) a otra u otras personas. En este último caso, si la persona que pone en alquiler la habitación es el arrendatario titular de la vivienda, toma el nombre de subarrendamiento.

Cuando se alquila una vivienda entre varias personas, en el contrato de alquiler debe aparecer la identidad de, al menos, una de ellas. Si se identifican como titulares del contrato todos los inquilinos, todos ellos serán responsables solidarios, de tal manera que si, por ejemplo, uno de ellos decidiera irse antes de tiempo, los demás tendrán que hacerse cargo de su parte de alquiler. Esta fórmula puede ser algo incómoda, pues cada vez que alguien se vaya del piso y venga una persona nueva, se tendrá que hacer un nuevo contrato para eliminar al antiguo inquilino e incluir el nombre del nuevo.

Así pues, quizás pudiera resultar más cómodo incluir en el contrato de alquiler a un único titular, sin embargo en este supuesto, a efectos legales, toda la responsabilidad frente a las posibles contingencias que pudieran ocurrir correría a cargo exclusivamente de este inquilino. Además, debes tener muy presente que si piensas solicitar cualquier tipo de ayuda al alquiler será necesario que estés incluido como titular del contrato de arrendamiento.

Por otro lado, también existe la posibilidad de alquilar una habitación. En estos casos se hace aún más importante el hecho de tener en cuenta una serie de aspectos para la convivencia. Por ello, habrá que definir claramente cuáles son los espacios privados y comunes, y cuáles serán las normas que rijan el uso adecuado de estos últimos. También habrá que especificar qué gastos (electricidad, agua, calefacción, reparación de electrodomésticos, etc.) serán pagados conjuntamente.

Dentro de esta opción del alquiler de habitaciones encontramos la figura del subarrendamiento, que no es otra cosa que la fórmula legal de que el inquilino de una vivienda alquile parte de la casa a otras personas. En el caso de que en el contrato de arrendamiento de la vivienda estuviera prohibido de forma concreta el subarrendamiento, esta práctica no será posible. De otro modo, sí se permitirá el subarrendamiento siempre y cuando el propietario de la vivienda haya dado su consentimiento expreso y por escrito.

En este supuesto, el titular del contrato de alquiler de la vivienda podrá realizar un nuevo contrato con la persona subarrendataria para alquilarla parte de la vivienda. Dicho contrato de subarrendamiento tendrá una estructura parecida al de cualquier otro de alquiler, aunque en él debe quedar claro el nombre del subarrendatario, la parte de la casa que se subarrienda y el precio que se paga. Dicho precio no podrá ser superior al que paga el inquilino titular de la vivienda, y la duración del contrato de subarriendo no podrá ser superior a la pactada en el contrato de alquiler original.

Ya sea en el alquiler compartido de vivienda o en el alquiler de una habitación, las opciones que tienes para buscar aquélla más beneficiosa para tus intereses siguen siendo los periódicos, la prensa especializada, las agencias inmobiliarias o el «callejeo» en busca de carteles por la zona de interés. Sin embargo, por sus características especiales, aquí se hace especialmente interesante la búsqueda de residencia a través de los tablones de anuncios universitarios e Internet, sobre todo por las innumerables web que recogen anuncios sobre la oferta y demanda de este tipo de alojamiento. A continuación recogemos algunos de los portales especializados en este sentido: ?

-buscopiso
-compartepiso
-easypiso
-fotocasa
-habitamos
-idealista
-pisocompartido
-segundamano
-tusanuncios

A la hora de buscar una habitación o vivienda compartida también cabe la posibilidad de que tú, como demandante de este tipo de alojamiento, te anuncies a través de Internet. Si te decides a ello, puedes emplear alguno de los medios ya indicados que ofrecen esta posibilidad, aunque hazlo siempre con las debidas precauciones y medidas de privacidad.

Bolsas de vivienda: sacar mayor partido y ahorro a la compra

A la hora de buscar casa te interesará consultar las Bolsas de Vivienda que las diferentes Administraciones Públicas incluyen en sus programas. En este proceso es conveniente que compares las viviendas incluidas en las Bolsas: precio, equipamiento, superficie, número de habitaciones, entorno, accesibilidad, etc. De la misma manera también puedes comprobar las ventajas que este Programa te ofrece con respecto a otros que pudieran existir en tu localidad: comprobar precios máximos, garantías y seguros, avales requeridos, asesoramiento jurídico y administrativo, mediación en conflictos, etc. Ten muy presente que si dedicas tiempo suficiente a contrastar todos estos factores, puedes ahorrarte importantes cantidades de dinero a la vez que recibes interesantes mejoras y servicios.

Elección de la vivienda adecuada
A la hora de encontrar la vivienda más apropiada a tus intereses es recomendable asesorarse y consultar con el máximo número de Bolsas y organismos implicados, con el objeto de contrastar las diversas posibilidades existentes en estos programas y, de ese modo, sacar el mayor partido y ahorro económico a tu decisión. En este sentido, puedes encontrar estas Bolsas en varios niveles administrativos.

Todas ellas ofrecerán ventajas y facilidades que debes sopesar para elegir la más conveniente, sin olvidarte de las condiciones individuales de las viviendas incluidas en estos programas, si bien en todas ellas se garantiza su buen estado, seguridad (frente a posibles impagos o desperfectos) y precios asequibles. A nivel estatal, el Ministerio de Vivienda a través de la Sociedad Pública de Alquiler (SPA), facilita la búsqueda de vivienda en alquiler mediante su programa SPAVIV, a través del cual podrás localizar la oferta de vivienda asociada a este programa en la localidad de tu interés.

De forma similar también existen otros programas con características parecidas que desarrollan organismos de rango autonómico y municipal. En muchos casos estas Bolsas de vivienda son resultado de la firma de convenios de colaboración entre estas administraciones regionales y el Instituto de la Juventud (INJUVE).

En este sentido, el INJUVE ha puesto en marcha la Oficina Virtual de Emancipación Joven a través de la cual se informa de los convenios suscritos y de las direcciones de las Oficinas de Emancipación Joven que en materia de vivienda surgen fruto de estas colaboraciones. A través de ellas puedes recibir asesoramiento sobre los programas de Bolsas de vivienda que se desarrollan en tu Comunidad o municipio, así como inscribirte en ellas de la forma prevista en cada caso.

Sociedad Pública de Alquiler (SPA)

A través de la herramienta de búsqueda SPAVIV desarrollada por la Sociedad Pública de Alquiler (SPA) podrás consultar la variada oferta de viviendas incluida en este programa existente en tu localidad, para que así puedas contrastar las distintas alternativas disponibles sin necesidad de realizar desplazamientos innecesarios.

Mientras dure el contrato con la Sociedad Pública de Alquiler, el inquilino contará con el respaldo de un equipo de profesionales que velará por su bienestar y por el buen estado de la vivienda. Para ello actuará como mediadora en caso de conflicto con el propietario, y bastará avisar a los agentes colaboradores de la Sociedad en caso de cualquier avería. La Sociedad Pública de Alquiler también garantizará que la vivienda en alquiler esté en perfectas condiciones de habitabilidad, agilizará la gestión de los trámites que pudieran existir y se ocupará de que se respeten los derechos del inquilino.

Si estás interesado en este programa podrás ponerte en contacto con la Sociedad Pública de Alquiler a través de su Red de Agentes Autorizados, su página web o el teléfono 902 130 213. Por otro lado, el propietario arrendador de la vivienda tendrá garantizado el pago de la renta del alquiler durante todo el periodo que dure el contrato de arrendamiento, con independencia del comportamiento del inquilino. Así conseguirá una rentabilidad fija y asegurada que se verá materializada mensualmente a través de una transferencia bancaria. Además, en caso de que la vivienda necesite una reforma para incorporarse en el programa SPAVIV, la Sociedad Pública de Alquiler ofrece la posibilidad de gestionar las reformas necesarias y su financiación.

También garantizará la devolución de la vivienda en las mismas condiciones en que fue entregada, elaborando un inventario del estado de la vivienda y del mobiliario que se entrega en el momento de la firma del contrato. Desde este momento, la sociedad se encargará de reparar los posibles desperfectos ocasionados por los inquilinos. Para ello, toda vivienda integrada en este programa contará con una póliza multirriesgo de hogar frente a los posibles daños que se pudiesen ocasionar en la misma.

La Sociedad Pública de Alquiler actuará como intermediario entre propietario e inquilino ante cualquier problema que pudiera surgir, por lo que se libera al propietario de las preocupaciones propias del alquiler de una vivienda.

Instituto de la Juventud (INJUVE)

El Instituto de la Juventud, a través de las Oficinas de Emancipación Joven, tiene como finalidad facilitar a los jóvenes el acceso a un empleo y a una vivienda de calidad. De esta forma, estas oficinas se convierten en centros públicos y gratuitos de atención, información y asesoramiento en materia de vivienda, en las que además se integran programas de Bolsas de Vivienda en Alquiler para Jóvenes.

En estas Bolsas de vivienda en las que es parte integrante el Instituto de la Juventud, existen dos modelos de funcionamiento y gestión. Uno con la colaboración del INJUVE y las Comunidades Autónomas y algunos Ayuntamientos, y otra en las que participan además de las instituciones anteriores, la Sociedad Pública de Alquiler. El programa se orienta en dos líneas de actuación:

– Informar y asesorar a los jóvenes en cuestiones relacionadas con el alquiler y la compra de vivienda.

– Gestión de Bolsas de vivienda en alquiler y mediación entre inquilinos y propietarios para la resolución satisfactoria del alquiler para ambas partes.

GUÍA SOBRE EL ALQUILER DE VIVIENDA

– Aspectos a tener en cuenta antes de alquilar una vivienda

– Ayudas económicas para alquilar una vivienda

– El contrato de alquiler de la A a la Z

– Todo sobre la fianza de los alquileres de vivienda

El pago del alquiler: actualizaciones de precio, impagos…

– Gastos de mantenimiento en el alquiler de vivienda

– Derechos y obligaciones de un alquiler de vivienda para arrendador y propietario

Si quieres leer más noticias como Bolsas de vivienda en alquiler de la A a la Z, te recomendamos que entres en la categoría de Alquileres.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp